OMG! Señora intenta hacer exorcismo en el metro de la CDMX 👹

OMG! Señora intenta hacer exorcismo en el metro de la CDMX

El video ha generado miles de reproducciones y reacciones

👹😯🙃

Por: Uriel Flores

Quien diría que en un día común en el metro de la CDMX puedas ver cosas inusuales, así le paso a un usuario de TikTok quien grabo a una mujer intentar realizar un exorcismo en la línea 2.

En el video de tan solo 17 segundos se ve a una mujer de la tercera edad cargando una bolsa negra con presuntas hierbas medicinales cuando de repente la “exorcista” le dijo <<Diablo mentiroso, estás atado a la tierra, en el nombre de Jesús>> mientras la viejita previamente le había respondió «Déjame en paz, soy médica «.

Se cree que por las hierbas que llevaba la señora, la presunta exorcista la considero como bruja.

El video del usuario Brayan Ibarra ha alcanzado millones de reacciones y ha tenido más de 5 mil seguidores por ese video, sin embargo, en los comentarios de dicho material visual, comentaron que no era la primera vez que la viejita ha tenido altercados, ya que los internautas mencionaron que la anciana tiene tendencias agresivas.

OMG! El grupo Bronco tendrá concierto en vivo en la Ciudad de México!

Grupo Bronco

🤠🎙🐎

El famoso grupo Bronco vuelve e las presentaciones presenciales en la CDMX el próximo Sábado 26 de junio en el salón La Maraka donde interpretaran sus grandes éxitos como Que no quede huella, Adoro, Dos mujeres, un camino, Sergio el bailador, Nunca voy a olvidarte, Con zapatos de tacón, Amigo bronco. El concierto tambien se transmitirán vía streaming y los boletos estarán a la venta por medio de TicketMaster

OMG! La Reinota y los rostros de un movimiento.

☕️👸🏻🏃🏻‍♀️

Por Carlos Rippol  [email protected]

Cuando vi en Twitter que “Reinota” era tendencia, pensé que el tema tenía que ver con algún honorable miembro de la farándula o con la mañanera del Peje. Pero no, tenía que ver con algo que ocurrió durante la marcha del día Internacional de la mujer en el Zócalo de la CDMX, el 8 de marzo pasado, y más en específico con la usuaria de Twitter @LilaCizas, quien se hace llamar La Reinota en esa misma red. Se había vuelto viral un video donde se ve cómo ella devuelve una bomba de humo a las policías que estaban del otro lado de la muralla que protegía la fachada de Palacio Nacional. Al día siguiente en las redes sociales la comunidad feminista tenía una nueva heroína. “Me cuidan mis amigas, no la policía y me cuida #LaReinota”. “Ella sí me representa, es hermana, guerrera y protectora”. “¡Quiero ir y darte un abrazo, morra poderosa!”. “¡Gracias por emocionarnos con tu acto de sororidad y lucha!”, le escribieron muchas jóvenes.

“Un gusto haberle regresado el gas a los policías que claramente tenían la orden de atacarnos de esa manera. Mentira @lopezobrador_ @Claudiashein que no había gas. Cientos de mujeres sofocadas pero fíjate…. jamás calladas!”, escribió ella en su perfil de Twitter.

En los días siguientes los haters le cobraron el precio de la viralidad. “Ni guerrera azteca ni amazona, ni hazaña. Guerreras las mujeres que luchan todos los días en los hospitales contra el Covid”. “Pobrecita das lástima si te creíste lo de guerrera, ponte a trabajar, a mejorar esta sociedad no ha convertirla en una sociedad retrógrada. Y ponte hacer ejercicio mejor”. Pero La Reinota ha dicho que los comentarios gordofóbicos le valen y pide que no le manden dietas.

Su nombre es Hellen. Su hazaña fue noticia en la TV, en la radio y en la prensa. Muchas tuiteras la homenajearon con dibujos del momento en que regresa la bomba de humo. Por ahí un chico le compuso un rap y unos piñateros, a quienes muchos señalan de “oportunistas misóginos”, fabricaron una piñata con su figura para capitalizar la nota, por supuesto. Ella ha pedido que la deslinden de esto.

¿Es La Reinota el rostro de esta lucha?  Creo que uno de tantos. ¿Puede considerarse como una líder de este movimiento? Es la heroína del momento y bien por ella, fue valiente, yo no hubiera hecho lo que hizo.

La víspera de la marcha, el 7 de marzo, acompañé a mi hija adolescente a la muralla que protegía el Palacio Nacional. Deseaba tomarle fotos. Ese día el gobierno había usado cerca de dos kilómetros de muros de acero para proteger varios edificios y comercios. Llegamos al Zócalo justo cuando una cuadrilla de chicos fuertes, uniformados de negro, terminaban de poner los últimos bloques de acero en la fachada de la Catedral Metropolitana. Pisándoles los talones, un grupo de chicas iban limpiando cada bloque y colocando y escribiendo en él consignas y nombres, muchos nombres de mujeres, los rostros de este movimiento.

A partir de lo que las chicas escribían fuimos recorriendo cada bloque de los muros de la Catedral y de Palacio Nacional, leyendo las consignas, los mensajes, los gritos, la frustración, las advertencias. Uno me dejó frío: “Si un día soy yo, si un día no vuelvo, quémenlo todo”.

Desde lejos vimos el gran título que encabezaba los cientos de nombres, de rostros, escritos en los muros: “Víctimas de feminicidios”. Además de los nombres había consignas, fotos, cartulinas, veladoras, flores, muchas flores. La muralla era un gran collage, obra de chicas en su mayoría muy jóvenes, como La Reinota, que andan de tenis, jeans, sudaderas, con sus cámaras, pintura, cartulinas y plumones. Con sus cabellos pintados de verde, azul, amarillo, y llenas de indignación y de furia.

Por la noche, en casa, vimos las fotografías que mi hija tomó. Le sugerí hacer un video con ellas. No me comentó nada. Al día siguiente vi que subió varias imágenes a sus redes con este mensaje: “Les quiero compartir unas fotos que tomé ayer porque me hacía muy feliz estar rodeada de mujeres tan valientes”.

Social Share Buttons and Icons powered by Ultimatelysocial